A juicio la mujer que dacapitó el diablo de Rennes-le-Château

El diablo decapitado

El 23 de abril, el día de la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Francia, una mujer de 37 años, originaria de Quillan y que vive en Lavelanet, Ariège, entró en la iglesia de Rennes-le-Château para decapitar la estatua del diablo y destruir el relieve de María Magdalena situado en el altar. Ayer tuvo la vista en el Tribunal Penal de Carcasona.

diablo decapitado

La mujer dijo: “Parece que mi acto ha despertado la leyenda de Rennes-le-Château …”. Sin duda, un renovado interés del que Rennes-le-Château hubiera sobrevivido igual, al igual que los 7 712 € los costos necesarios para restaurar las dos estatuas y la parte del relieve del altar de la iglesia Santa María Magdalena.

Maria Magdalena

Un proceso fuera de norma, empezado por la recusación de su abogada, antes de dejar ir una larga explicación de su gesto. Declaraciones donde esoterismo, la teología y la geopolítica entraron en juego, en una confusión total a veces inquietante.

“Mostrar la destrucción del mal encarnado, diablo decapitado”

La que se imagina que es percibida por todos como “la verdugo del diablo”, entró a la iglesia, depositó una copia del Corán en el suelo y decapitó la estatua del diablo así como el relieve de María Magdalena, usando un hacha.

Vestida de blanco, con el rostro oculto bajo una máscara veneciana, cometió ese “acto premeditado y reflexivo con un propósito simbólico y para dar publicidad a un libro en el que ha estado trabajando durante 25 años”. Un libro en el que afirmará ser la antigua compañera de ” Sabri Essid, el hermanastro de Mohamed Merah” presentado “como un trabajo de correlación teológica entre los tres libros santos “. Mohammed Merah fue un joven ciudadano francés que perpetró los tiroteos de Mediodía-Pirineos de 2012. Era ciudadano francés musulmán, de origen argelino.

Una decapitación como acto “simbólico”, para “mostrar la destrucción del mal encarnado”, pero también como respuesta de “ver las decapitaciones en el exterior, hechas por los sauditas a personas como el padre de mi hijo“. Una larga letanía y andanzas iluminadas que duraron toda la audiencia, narradas de una manera tranquila y calmada, sin la cual no se puede distinguir lo verdadero y lo falso entre estos viajes a Medina o La Meca.

Desde el Presidente del Tribunal hasta la Fiscalía,  señalaron “explicaciones extravagantes”, como avanza el informe psiquiátrico realizado en Limoux después de que el incidente se destacara como “un ataque de personalidad paranoica”.

Por su parte, el consejo del municipio, la parte civil, la Sra. Hichem Laredj, es incrédula: “Usted es una mujer inteligente … No entiendo cómo una persona pasa de la secretaría de un bufete de abogados a realizar estos hechos”. En un contexto particular, en unos pocos meses en Saint-Étienne-du-Rouvray, tendría otras formas de promocionar su libro. Su causa no es buena y creo que necesita atención”.

En sus presentaciones, el fiscal sustituto, Eric Lapeyre la presentó como “un aspecto peligroso y siempre presente, lo que crea el temor de reiteración”, antes de requerir 6 meses de prisión con la suspensión total y la obligación de ingreso cuidados”.

Para su propia defensa, la acusada se atuvo a una declaración: “Hoy, oficialmente, deseo rechazar la nacionalidad francesa para solicitar la nacionalidad palestina”. En cuanto al daño causado: “No pagaré ni un euro simbólico por esta estatua”.

Fuentes:

Johan Netchacovich: La Gazette de Rennes le Château

http://www.ladepeche.fr/article/2017/10/28/2674389-religion-esoterisme-paranoia-barre-diable-decapite.html

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Licencia Creative Commons
© Xavi Bonet ©